Un fin de semana en el Alt Penedès

person Publicado por: Adrià Jiménez list En: Noticias En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 237

Nueva ruta, esta vez por el Alt Penedès. Una de las cuatro comarcas en que quedó dividido el Penedès en la división comarcal de Cataluña en 2017. ¿Su capital? Vilafranca del Penedès, el municipio más poblado de una comarca que es conocida por sus viñedos y la elaboración de vino y cavas de nivel internacional.

Lo primero, como siempre, alquilar nuestra autocaravana en Anoia Caravanas. En poco más de media hora hyperurl.co/ic9vr8 estaremos en destino, con ganas de empezar un fin de semana inolvidable.

Para los que nos seguís habitualmente, saber lo que haremos ahora es fácil. Buscar sitio para pasar la noche. En el número 1 de la carretera de Sant Jaume dels Domenys encontramos un área camper tranquila, con mucho espacio para los coches y a cinco minutos de la ciudad. En Torrelles de Foix, en la calle El Raval 46B tenemos otra opción. Se trata de un aparcamiento para una caravana, muy tranquilo y cercano al centro del pueblo. Una más. En la BV-2411, Avinyonet del Penedès, tenemos un área de autocaravanas privada. Un lugar muy agradable, gratuito y con posibilidad de vaciado del WC. Además de tranquila, hay la posibilidad de visitar una bodega con el propietario y probar los productos.

Ahora sí, vamos a conocer el Alt Penedès. Podemos empezar por Olèrdola, ubicado a pocos quilómetros al sur de Vilafranca del Penedès. En este municipio podemos encontrar yacimientos arqueológicos, el Castillo de Olèrdola, la Torre de Moja, el Santo Sepulcro, -una iglesia románica que data del 1061-, y la ciudad antigua de Olèrdola, en la cima de una colina, aún amurallada. ¿Qué más? Castellet y la Gornal, a pocos quilómetros de Sitges y Vilanova y la Geltrú. Se encuentra delante del pantano y el Parque Natural del Foix, un paisaje embellecido por la imagen del castillo de Castellet que se alza sobre una colina. El patrimonio natural y cultural combina con el paisaje de viñedos con antiguas iglesias románicas.

Torrelles de Foix es otra parada en el camino. Rodeado de naturaleza y rincones de gran encanto, el pueblo goza de un gran patrimonio histórico y artístico. Destacan el Casco Antiguo, la Iglesia Parroquial de Sant Genís, el Santuario de la Virgen del Foix y la Villa Maria. Seguimos. Pontons, que limita precisamente con Torrelles de Foix, es otro de los municipios que merece nuestra atención. Apareciendo por primera vez en documentos en 966, se trata de una villa en la que podemos encontrar la iglesia de Santa Magdalena de Pontons, de origen románico. Reconstruida en el siglo XIII, conserva una de sus fachadas originales.

Gelida es otro de los municipios que podemos visitar. Se encuentra en un área montañosa principalmente bosque de pino. La zona de valle ha sido aprovechada para el cultivo de uva para elaborar vinos y cavas de Denominación de Origen Penedès.

Otra escapadita que podemos hacer es al Parc del Foix, una de las pocas zonas húmedas del Penedès. El río Foix pasa por el parque, al lado del cual se cultiva la viña. Se trata de un lugar que fue de gran importancia militar durante la edad medieval. Especialmente para los niños está diseñado el Parque Les Deus de aventura. Lo localizaremos en Sant Quintí de Mediona y podremos pasar un día lleno de emociones con tirolinas, puentes colgantes, lianas…

El Alt Penedès es conocido por sus vinos y cavas. Es por eso que la siguiente recomendación va dirigida en este sentido. Teniendo en cuenta, eso sí, que si bebemos no debemos conducir, una visita a Caves Vilarnau es obligada: conoceremos todo lo relacionado con la esencia del vino, la tierra y las personas que lo trabajan, aprenderemos el proceso de elaboración y descubriremos cavas y vinos que nos sorprenderán.
Una visita de este tipo puede hacerse también en Codorníu. Con más de 450 años de historia, se trata de una de las marcas referencia en cava a nivel internacional. Las Cavas Codorníu, dónde se produce el cava líder en España (Anna de Codorníu), fueron declaradas Monumento Histórico Artístico Nacional en 1976.

No nos hemos olvidado de comer. Las propuestas gastronómicas empiezan fuerte. Cal Ton, en la calle del Casal 8, Vilafranca del Penedès, es perfecto para probar la cocina local. Tanto el servicio, como el producto y el espacio son de buen nivel.
Otro restaurante que marca la diferencia es El Cigró d’Or en la Plaça Vall del Castell 17 de Vilafranca. De nuevo un espacio ideal para probar el producto autóctono a su mejor nivel. Dejad que os recomienden y acertarán. En Sant Pau d’Ordal está el Cal Pere del Maset, abierto desde 1969. Una cocina que respeta los sabores de cada alimento, teniendo cuidado de las cocciones y utilizando el mejor producto.

Con las pilas cargadas es hora de bajar la comida. Nada mejor para ello que unas rutas de senderismo. Por ejemplo de Vilafranca del Penedès a Sant Sadurní d’Anoia, con casi 20 quilómetros de camino. Más. La ruta que te lleva de Sant Sadurní d’Anoia a Castell de Subirats, de menos de 14 quilómetros, también es altamente recomendable. Y para terminar, la caminada desde Font Les Dous a Torrelles de Foix. Menos de 6 quilómetros y fácil de realizar.

Para terminar nuestro fin de semana, la Basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el primer ejemplo de introducción del gótico en Cataluña, cuya construcción se inició en el lejano siglo XV, y el Vinseum. Todo lo que quieras saber sobre las Culturas del Vino en Cataluña lo encontrarás ahí.

Hay un único vehículo que nos permita hacer todo esto en un fin de semana: una autocaravana y la libertad que ello supone.



 

 

 

Comentarios

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre