Nos vamos al Bages

person Publicado por: Adrià Jiménez list En: Noticias En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 209

En esta nueva ruta que hoy os traemos, visitaremos el Bages, la comarca situada en el centro de Catalunya y que tiene como capital Manresa. Hablamos de la 9ª comarca en cuanto a superficie a nivel catalán, y cuenta con poco menos de 180mil habitantes en sus 30 municipios.

¿Y ahora qué? Alquilamos nuestro vehículo en Anoia Caravanes y ponemos rumbo a la capital del Bages que, como os hemos dicho es Manresa, en un viaje que solo nos llevará una media hora (hyperurl.co/fgn4qw)

Vale, ya estamos en Manresa. Ahora  toca buscar un sitio dónde pasar la noche. En la Carretera de Sant Joan tenemos un espacio muy tranquilo, cerca de donde se encuentran los polideportivos de la zona. Otro aparcamiento gratuito, grande y con vistas tranquilas está en la Ronda Exterior de Manresa. Noche silenciosa y sin ningún tipo de molestia. 

En Sant Fuitós del Bages, en el número 7 de la Carretera de Santpedor, y al lado de un lago artifical con parque y jardines, cerca de la C-25, tenemos otra zona para trasnochar. Para terminar, en el Passatge dels Catalans de Sant Vicenç de Castellet tenemos un área dentro del núcleo urbano, cercano al pabellón polideportivo y la piscina municipal. Con vaciado de grises y negras. Ah, y cercano a un supermercado y una gasolinera.

Ahora sí, estamos preparados para empezar. Por ejemplo… Por el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac. Un paisaje singular del parque, formado por riscos y monolitos de conglomerado rojizo que contrastan con el verde de los pinares y los encinares que colonizan las faldas y canales de la montaña. El monasterio de Sant Llorenç del Munt, en la cima de la montaña, es el monumento más emblemático de un macizo donde también abundan los restos arqueológicos, ermitas y masías.

Seguimos de lleno en la naturaleza para irnos al Món Sant Benet, un proyecto cultural, turístico y de ocio de una gran singularidad. Alberga un monasterio medieval a escasos metros de un centro internacional de investigación de cocina. Todo, claro, en un entorno natural incomparable. Arte medieval, naturaleza y gastronomía, todo en uno.

Otra opción de ocio, y muy adecuada a hacerla con niños es la excursión al Parque de l’Agulla, el más grande del Bages y el lugar de entretenimiento por excelencia de Manresa. Su lago central almacena el agua que desemboca la Sèquia y funciona como reserva para los hogares manresanos, con unos 200 millones de litros de capacidad. El parque acoge más de 600 árboles de 20 especies diferentes, zonas para relajarse, espacios para el juego infantil y también para hacer deporte.

En Cardona encontraremos la Montaña de Sal, un fenómeno natural único en el mundo que hoy todavía sigue creciendo a medida que la lluvia la erosiona. 120 metros que son, tan sólo, la punta de un enorme diapiro de cerca de dos quilómetros de profundidad. Podemos adentrarnos hasta los 86 metros y disfrutar de las formas y texturas que ofrece el macizo salino. Durante años fue una de las minas de sal potásica más importantes del mundo.

Y es que Cardona tiene mucho por ver. No solo la Montaña de Sal, sino que también el Centro Histórico, la Plaça de les Cols o el Castillo de Cardona. Éste último se comenzó a construir hace 2500 años y durante la edad media fue la residencia de los señores de Cardona. Siglos y siglos de historia se esconden en una fortaleza inexpugnable dónde se encuentra la excepcional Colegiata de San Vicente, joya del románico lombardo catalán.

Otro municipio que no nos podemos dejar sin visitar es Mura, situado en el Parque Natural de Sant Llorenç de Munt i l’Obac. Allí podemos ser testigos de diferentes sitios interesantes, tales como la Iglesia de Sant Martí, de estilo románico, el Castillo de Mura, del que se conservan algunas paredes cubiertas de hierbas y matojos y cuya primera mención data del año 1023, también el aviario, dónde podemos encontrar pavos reales, gallinas y gallos, patos, conejos, ocas y otros animales de granja viviendo al aire libre, las cuevas de Mura, la Gorja del padre, la Ermita de Sant Antoni, la masía Puig de la Balma… Como veis, una gran variedad de cosas.

Y como con tanta excursión nos ha entrado un poco de hambre, nos iremos al Restaurante L’Abadia del Pont Vell, en Sant Fruitós del Bages. Especializado en carne a la brasa, aunque su cocina es de estilo catalana y casera, elaborada con productos del mercado. Canelones de pescado, albóndigas, las hamburguesas, salmón marinado, pulpo a la gallega…

También en Sant Fruitós del Bages está el Cal Pitu, con parking gratuito, puedes visitar la cocina, que te recomienden… Ternera, solomillo, butifarras, puedes escoger entre 10 tipos diferentes de tortillas, embutido… Puedes comer lo que quieras y pagando solo el precio base. Y en el mismo municipio, Can Ferrer, donde puedes escoger Menú del Día por poco más de 10 euros y las especialidades son la ensalada de anchovas, el salmón marinado, la escalibada con queso de cabra…. Y varios más.

Ya comidos, momento perfecto para visitar la Basílica Santuario Virgen de Montserrat, en Monistrol de Montserrat. Una abadía benedictina situada a 720m sobre el nivel del mar. Se trata, ya no solo de un símbolo, sino también de un punto de peregrinaje para creyentes y visita obligada para turistas.

En este mismo sentido, otro MUST es la Colegiata Basílica de Santa María de la Aurora, en Manresa. Conocida como La Seu, es el edificio más emblemático del gótico manresano. Fue declarada monumento histórico en 1931, después de que en 1886 el papa León XIII le otorgara el título de basílica. Hablamos de una iglesia que aparece documentada por primera vez en el año 890. En el 999 fue devastada por las tropas musulmanas y en el año 1000 fue restituida. De esto se supone que, precedente al actual edificio gótico, habían existido dos anteriores prerrománicas.

Dos opciones más: La iglesia del Carme, un templo de origen gótico, diseñado por el maestro de obras Berenguer de Montagut, y construido a mediados del siglo XIV. Es una iglesia de nave única, con capillas laterales y vueltas de crucería. En su fachada original se podía observar un pequeño óculo sobre el portal principal. Por él, dicen, penetró a la nave la luz que dio origen al Milagro de la Llum. La otra opción es la Ermita de Sant Antoni, en Tebaida, considerada como la más solitaria de todas las ermitas. Fue restaurada en el siglo XV y después destruida en el 1812 por el ejército francés. Actualmente las ruinas no están en buen estado de conservación, aunque aún se pueden distinguir los muros de piedra, de contención de tierras y terrazas.

Comentarios

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre